Adelgazar después de los excesos

Después de celebraciones como Navidades, vacaciones de Semana Santa, vacaciones de verano y de algún viaje (con o sin pulserita) es inevitable haber cogido un par de kilillos de más.

Nuestra costumbre es celebrarlo todo comiendo y bebiendo y eso pasa factura. Aunque seas de los que no te hayas excedido en las cantidades, nos excedemos en los horarios (que quedan fuera de nuestra rutina) y estamos dos horas comiendo y picoteando entre aperitivos, comida y postres; además de que comemos alimentos y bebemos lo que normalmente no comemos a diario.

En Herbolario Marga te ayudamos con algunas normas básicas para poder recuperar la figura pronto y depurar nuestro organismo e hígado saturado.

  • Bebe 2 litros de agua diarios. El agua no tiene calorías y es un gran depurativo de por sí. Si con el frio te cuesta beber agua, prueba con infusiones con sabor o tés para que así te sea más fácil el poder llegar a tu meta de los 2 litros. (Zumos y leche no cuentan como agua). Aquí te aconsejamos algunos: Yogi tea y tes
  • Prepara sopas o cremas con las verduras, así aumentarás la proporción de agua, que recordemos tiene 0 calorías. Los caldos se vuelven más quema grasas si le añades el zumo de un limón escurrido.
  • Hazte un caldo depurativo todos los días: hierve 1/2 cebolla, 1 rama de apio y 1/2 calabacín. Tómate un vaso del caldo obtenido antes de comer y si quieres mejores resultados, también otro vaso antes de cenar. Este caldo debe ser hecho a diario, no se puede guardar de un día para otro.
  • Utiliza aliños a base de zumo de limón, vinagre de manzana auténtico, salsa de soja sin gluten, mostaza en grano y si preparas vinagretas, baja la proporción de aceite (1 parte de aceite por 2 de vinagre de manzana auténtico).
  • No abuses de la sal, propicia la retención de líquidos y adereza con especias, hierbas aromáticas o sal sin sodio.  Actualmente está de moda sustituir sal marina por sal del Himalaya creyendo que tiene menos sodio, pero hemos de aclarar que es otro tipo de sal, contiene el mismo sodio además de calcio y magnesio y otros minerales, ya que esa sal es de montaña, así que no es sustitutiva. Para este fin recomendamos Herbamare diet.
  • Prepara salsas con natas vegetales de soja o de arroz, o yogur desnatado con perejil; en lugar de nata de leche, que es rica en calorías y grasas saturadas. Te recomendamos Soya Cuisine.
  • Toma pasta integral de espelta o de trigo duro y el arroz, mejor frío, para así reducir el índice glucémico de estos alimentos.
  • Añade fibras a tus platos, bien en forma de salvado de avena, de agar agar, que te ayudará a espesar salsas. O bien eligiendo cereales, panes de espelta y de centeno auténtico (fijarse bien en el etiquetado, que no te engañen) y pastas integrales. La fibra acelera el tránsito intestinal y ayuda a retrasar la absorción de azúcares y grasas.
  • Endulza con stevia auténtica (debe llevar como mínimo un 8% de esteviósidos, comprar en tiendas especializadas), o bien endulza con sucralosa líquida, que es un endulzante natural extraído del azúcar con 0 calorías. Evita las sacarinas y aspartamos, ya que hacen el hígado graso y dañan el organismo.
  • Corta en grande las verduras, hortalizas, carnes y pescados. Si los trozos son grandes, comemos más lentamente, ya que gastamos tiempo en ir masticando los alimentos, llegará la orden al cerebro y nos saciaremos antes.
  • Ingiere apio, si tienes ansiedad y ganas de picotear, es adelgazante. Se ha demostrado que el apio sacia y que gasta más calorias metabolizándose que las calorías que aporta.
  • Cocina a la plancha, al vapor y al horno (con poco aceite). Evita las frituras, rebozados, empanados y los platos con salsas grasas.
  • Anda 30 minutos al día. Acelerarás tu metabolismo y al adelgazar tus tejidos estarán firmes y no quedará la piel flácida. Recuerda que andar rápido no es correr y tampoco es pasear parándote en cada escaparate que veas. Fija una meta en concreto, coge una avenida poco concurrida, o un tramo recto para poder hacer este ejercicio correctamente y sin distracciones.
  • Evita la fruta a la hora de cenar, la fruta aporta muchos azúcares naturales durante horas que se van a quedar en tu organismo si no los quemas y a no ser que vayas a correr una maratón, no es conveniente que por la noche ingieras ni una sola pieza de fruta.
  • Cuando ingieras fruta, debes ingerirla de un solo tipo. Quiero decir, que si vas a comer naranjas y te quedas con hambre, vuelve a comerte otra naranja, no cambies de fruta ya que fermentarían mal en tu intestino y eso te provocaría muchos gases e indigestión. Elige frutas que sean poco calóricas y cómelas despacio, bien masticadas, ya que ocurrirá lo de los gases si las comes rápido.
  • Siempre una ensalada a la hora de comer. Y si puedes comerla antes del plato principal, mejor. Y no mezcles frutas y verduras. Ahora se lleva mucho el hacer ensaladas con fruta y verduras y eso es una muy mala combinación. Produce indigestión y encima, la acidez de unas y de otras se dañan y no absorbes ninguna de las vitaminas de lo que te estás comiendo. La ensalada sólo con verduras, hortalizas y brotes y bien masticadas. Puedes ponerle todas las verduras que quieras a discreción. Recuerda que verdura NO es: maíz, ni frutos secos, ni atún, ni huevos duros, ni aceitunas, ni jamón york, ni queso.
  • Como complemento en tu objetivo te recomendamos Aktidrenal savia verde. Añade 2 cucharadas soperas en un gran vaso de agua e ingiere el vaso en ayunas todas las mañanas. Agitalo antes de usarlo y una vez abierto mételo en la nevera. Depura higado, intestinos y deja tu vientre plano. Además, de que tu piel se verá fantástica. En menos de una semana notarás rápidamente los resultados.

 

Fuente Revista Dietética y Salud nº183
Advertisements

El aceite que reduce la grasa abdominal

 

Captura de pantalla 2015-04-04 00.19.37Si, si, has leído bien…. ¡un aceite que reduce la grasa abdominal! y este es el Aceite de Coco Virgen.

El Aceite de Coco Virgen está formado por más de 90% de grasas saturadas. La mayoría de las grasas saturadas son de la variedad de cadena media, que el organismo tiende a utilizar rápidamente para generar energía, en lugar de acumularse en tejido graso.
El Aceite de Coco Virgen se obtiene mediante presión en frío de la pulpa blanca del coco (endoespermo) sin usar ningún tipo de producto químico. Se compone casi al 90% de grasas saturadas, la mayoría de ellas los beneficiosos Ácidos Grasos de Cadena Media (MCFA – Medium Chain Fatty Acids). De estos ácidos grasos, aproximadamente el 45% es ácido laúrico. El único alimento natural que contiene más ácido laúrico que el Aceite de Coco es la leche materna. El ácido oléico está presente con valores inferiores al 6%. Además el acido laúrico es muy bueno para combatir enfermedades de tipo inmune.
Algunos investigadores creen que debido a su estructura, la grasa saturada del aceite de coco no es tan perjudicial como otras grasas saturadas, por ejemplo, como las que se encuentran en los productos animales. Además incrementa el metabolismo hasta en un 5%.

SI QUIERES COMPRARLO PINCHA AQUÍ

En un estudio realizado en una población de 40 mujeres obesas reveló que los suplementos alimenticios con aceite de coco no aumentan los niveles de lípidos en la sangre e incluso reducen la obesidad.
El Aceite de Coco Virgen es beneficioso para muchas cosas porque es un aceite que contiene ácidos grasos de cadena media y estos ácidos son los primeros que se utilizan en el gasto por actividad por lo que no llegan a almacenarse.
Dosis diarias: de 15 a 30g (una cucharada sopera rasa disueltos con un poco de agua tibia en ayunas o untada en una tostada en el desayuno). Nunca superar la dosis recomendada.

Se ha demostrado que la aplicación tópica mejora las condiciones de la piel y del cabello. Un ensayo a pacientes con xerosis (una condición cutánea en la que la piel se seca, se pone áspera y pica) reveló que el aceite de coco virgen es tan eficaz y seguro como el aceite mineral para humectar la piel de adultos con xerosis leve a moderada.
En otro ensayo se descubrió que el aceite de coco virgen trata de manera eficaz la dermatitis atópica en adultos.
También se ha demostrado que el aceite de coco previene los daños en el cabello causados al peinarse en comparación con otros aceites, como aceites minerales y de girasol. Los investigadores creen que su relativa afinidad alta con la proteína del cabello y capacidad para penetrar profundamente en el tallo del cabello da cuenta del rendimiento superior del aceite de coco.

SI QUIERES COMPRARLO PINCHA AQUÍ

EL ACEITE DE COCO EN EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
El aceite de coco contiene grandes cantidades de ácido láurico, un ácido graso que protege el sistema inmune del feto y del recién nacido. El aceite de coco puede aumentar la calidad del ambiente del útero y la leche en madres embarazadas y lactantes.

Hay estudios que hablan acerca de cómo el ambiente del útero puede afectar la salud del bebé a largo plazo en cuanto a autismo, alergias, asma y otras condiciones crónicas. El aceite de coco proporciona una combinación vital de vitaminas, minerales, grasas y proteínas que son excelentes para el feto. Por esta razón es que hay fórmulas de bebé que incluyen aceite de coco en sus ingredientes.

Una dieta saludable contiene combinaciones de grasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. La composición única de la leche materna contiene alrededor de 40-50% de grasa saturada, 35% monoinsaturada y 15-20% poliinsaturado. Contiene un 20% de ácido láurico y ácido cáprico. El ácido láurico y cáprico tienen propiedades antivirales, antibacteriales y antiparasíticos que apoyan el sistema inmune. Esto hace que la leche proteja al bebé de enfermedades, virus como herpes y VIH, parásitos como Giardia Lamblia y bacterias como Clamidia y Helicobater pilory.

El aceite de coco tiene alto contenido de grasa saturada pero no contiene colesterol ya que viene de una planta, y contiene alrededor de 50% de ácido láurico. Contiene lípidos de vitamina E con propiedades antioxidantes que ayudan a mantener una estructura celular saludable y funcional. Las mujeres embarazadas y lactantes almacenan grasa para asegurar una lactancia efectiva. Cualquier cantidad de ácido láurico y cáprico en la dieta se almacena. El aceite de coco es fácil de digerir y utilizar para un sistema digestivo inmaduro de un bebé. Provee energía para ayudar al bebé a crecer y desarrollarse adecuadamente.

Un estudio demostró que el aceite de coco también puede beneficiar a los bebés prematuros. Los bebés prematuros que recibieron masajes con aceite de coco lograron aumentar de peso y crecer más rápido en comparación con los que recibieron masajes con aceite mineral.

SI QUIERES COMPRARLO PINCHA AQUÍ

¿Cuánta teína contienen los tés?

Imagen

Una taza de té es reconfortante, antioxidante y sin calorías.

Y si te gusta beber de esta infusión pero a veces dudas de hacerlo por la noche o no, aquí te mostramos con cual no perderás el sueño….

Los tés tienen diferentes grados de teína, así que te decimos de mayor a menor su índice de sustancias estimulantes: negro, rojo, azul, verde, blanco y rooibos.

Té negro: Es un té fermentado. Sus hojas se enrollan y se dejan fermentar mediantes unos hongos microscópicos. Es de sabor muy intenso y aromático, y tiene un índice de teína más elevado que el resto de los tés. Reduce el riesgo de enfermedades vasculares y alivia los cólicos. Es antioxidante, saciante y bueno para el estómago.

PRUEBA NUESTROS TÉS

Té rojo PU-ER o QUEMAGRASAS: Es un té postfermentado durante un año mediante un sistema secreto que guardan sus productores. Posee propiedades diuréticas y es muy bajo en sustancias estimulantes, por lo que se pueden tomar varias tazas al día sin problemas.

Té azul o té oolong: Es un té chino tradicional semifermentado que le da un característico tono azulado. Combate el envejecimiento, reduce la tensión arterial, aumenta las defensas y quema grasas.

Té verde: INFUSIÓN ANTIOXIDANTE: Este té (igual que el rojo y el blanco) se elabora con las hojas del arbusto Camelia sinensis. La única diferencia entre ellos es su momento de recolección y su proceso de maduración. Las hojas del té verde se recogen a mano y se secan apenas sin fermentación. Es estimulante, antioxidante, ayuda a controlar el colesterol, protege las encías y es antiinflamatorio. Ayuda a quemar grasas y fortalece los huesos. Es depurativo y digestivo. Es rico en minerales, sodio, fluor y vitaminas A, B y C. Estos refuerzan el sistema inmunitario y pueden ayudar al cuerpo a protegerse en caso de virus o infecciones.

Té blanco o ELIXIR DE LA ETERNA JUVENTUD: Se elabora con los brotes y hojas más tiernos de la planta. Se extiende a secar sol con suma delicadeza y sus hojas no se prensan ni se fermentan. Actualmente se ha descubierto que es un potente antioxidante que ayuda a retrasar el envejecimiento. Es el que menos teína tiene de los que contienen teína. Sus propiedades sonn anticancerígenas, previene infartos y regula la presión sanguínea.

Té rooibos: Es un té sudafricano, no procede de la Camelia sinensis, tiene un sabor dulce y no contiene teína. También combate el envejecimiento y previene los problemas de visión. Ideal para niños y para embarazadas.

PRUEBA NUESTROS TÉS